Hacerse un injerto óseo

Una cirugía de injerto óseo se hace para reparar y reconstruir huesos dañados o enfermos. Un injerto es tejido que le quitan de una parte de su cuerpo para colocarla en otra parte de su cuerpo. Un injerto óseo puede usarse para reparar huesos en prácticamente cualquier lugar de su cuerpo. Su cirujano puede tomar (extraer o ablacionar) hueso de su cadera, sus piernas o sus costillas. El lugar más común de donde se extrae hueso para un injerto es la cadera. En algunos casos, los cirujanos utilizan tejido óseo donado por una persona que ha fallecido (un cadáver). En otros casos, puede utilizarse también material artificial.

¿Qué decirle a su proveedor de atención médica?

Dígale a su proveedor de atención médica todos los medicamentos que toma. Esto incluye los medicamentos de venta libre, como el ibuprofeno. También incluye las vitaminas, las hierbas medicinales y otros suplementos. Además, avise a su proveedor si:

  • Ha tenido cambios recientes en su salud, como una infección o fiebre

  • Tiene sensibilidad o alergia a algún medicamento, al látex, a la cinta adhesiva o a los medicamentos anestésicos (ya sean para anestesia local o anestesia general)

  • Está embarazada o cree que puede estarlo

Pruebas antes de su cirugía

Antes de su cirugía, puede que deban hacerle pruebas de diagnóstico por imágenes. Por ejemplo, ecografías, radiografías o una resonancia magnética.

Cómo prepararse para la cirugía

Hable con su proveedor de atención médica sobre cómo debe prepararse para su cirugía. Puede que deba dejar de tomar algunos medicamentos antes del procedimiento, como los anticoagulantes y la aspirina. Si fuma, quizás deba dejar de fumar antes de la cirugía. Fumar puede retrasar su recuperación. Hable con su proveedor de atención médica si necesita ayuda para dejar de fumar.

Y también haga lo siguiente:

  • Coordine con algún amigo o miembro adulto de la familia para que pueda llevarle a casa desde el hospital. Usted no podrá conducir.

  • No coma ni beba nada a partir de la medianoche anterior a la operación.

  • Siga todas las demás instrucciones que le dé su proveedor de atención médica.

  • También necesitará planificar algunos cambios en su casa para que le ayuden a recuperarse. Es posible que necesite ayuda en su casa.

Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario con atención. Haga preguntas si algo no le resulta claro.

El día de la cirugía

A su procedimiento lo realizará un cirujano ortopédico. Es un médico con formación especial para tratar problemas de los huesos, las articulaciones y los músculos. Trabajará con un equipo de enfermeras especializadas. Consulte a su médico sobre los detalles de su cirugía. Todo el procedimiento puede tomar algunas horas. En líneas generales, sucederá lo siguiente:

  • Le administrarán anestesia general, un medicamento que le permitirá dormir durante la cirugía. No sentirá ningún dolor durante la cirugía.

  • Después de limpiarle la piel en el lugar de la cirugía, su cirujano le hará un corte (incisión) en la piel y el músculo alrededor del hueso que necesita el injerto óseo.

  • Si se usa hueso de otra parte de su cuerpo para el injerto, el cirujano le hará otro corte para quitarle una pequeña parte del otro hueso. Ese trocito de hueso se usará para el injerto.

  • Si se usa hueso de un cadáver, el cirujano preparará el trozo de hueso que utilizará.

  • Le insertará el hueso para el injerto cerca del hueso que necesita reparación. El injerto puede sujetarse con tornillos especiales.

  • El cirujano hará todas las demás reparaciones que sean necesarias.

  • Luego, le cerrará con puntos (suturas) las capas de piel y músculo alrededor del hueso tratado. Y, si se usó hueso de su propio cuerpo para el injerto, también le cerrará ese otro corte.

  • Un proveedor de atención médica vigilará sus signos vitales, como su frecuencia cardíaca y su presión arterial, durante la cirugía.

Después de su cirugía

Después de la cirugía, lo llevarán a una sala de recuperación. Las enfermeras revisarán su respiración, su frecuencia cardíaca y su presión arterial. Hable con su cirujano sobre lo que sucederá después de la cirugía. Puede que deba quedarse en el hospital por algunos días.

Tendrá algo de dolor después de la cirugía. Su médico le dirá qué medicamento analgésico puede tomar para que le ayude a aliviar el dolor. Evite ciertos medicamentos analgésicos (para aliviar el dolor) de venta libre, según le hayan indicado. Algunos de estos pueden interferir con la recuperación del hueso.

La recuperación en su casa

Siga todas las instrucciones que su cirujano le dé sobre sus medicamentos, cómo cuidar de su herida y los ejercicios que debe hacer. Eso ayudará a garantizar que la cirugía sea todo un éxito. Su cirujano también podría decirle que coma alimentos con alto contenido de calcio y vitamina D para ayudar con la recuperación del hueso. Siga atentamente todas las instrucciones de su médico.

Su cirujano le dará instrucciones detalladas sobre cómo mover la zona que tiene un injerto óseo. Le colocarán una férula o un protector sobre la zona afectada si no tiene permitido moverla. Si su injerto está en una de sus piernas, es probable que deba dejar de usar esa pierna por algún tiempo. Piense en la ayuda que podría necesitar en su casa mientras se recupera.

Es posible que deba hacer fisioterapia para mejorar la fuerza y la movilidad de sus huesos y articulaciones. La terapia mejora sus posibilidades de recuperarse completamente.

Cuidados posteriores al procedimiento

Asegúrese de ir a todas sus visitas de control.

 

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior

  • Empeora el enrojecimiento, la inflamación o la cantidad de líquido en la herida

  • Dolor que va en aumento

  • Los bordes de la herida se separan

  • Pérdida de sensación en la zona

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.